Tengo el Derecho

Hace unos días, platicaba con un nuevo amigo que dio la casualidad es psicólogo, nos conocimos trabajando en un evento de producción. Después de 14 horas, sin duda creo que convivías por que convivías.

De repente en la platica abrí mi corazón y aprovechando la consulta gratis ( Broma Chema, abrazo para ti ) estaba muy inquieta y molesta con situaciones y decisiones que recién había pasado y me empezó a dar consejos y todos estos ya conocía pero muy pocas veces aplico.

Así que con su platica me dejó una lección grande sobre los derechos que todos tenemos. No son los Derechos Universales que conocemos, si no los Derechos Asertivos que poseemos y muchas veces se nos olvidan que tenemos todo el derecho a usarlos.

“Si sacrificamos nuestros derechos con frecuencia, estamos enseñando a los demás a aprovecharse de nosotros” P. Jakubowski

¿Qué son los Derechos Asertivos?

Son unos derechos no escritos, que todos poseemos, pero que muchas veces olvidamos a costa de nuestra autoestima.

NUESTROS DERECHOS ASERTIVOS BÁSICOS:

01. El derecho a ser tratado con respeto y dignidad.

02. El derecho a tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.

03. El derecho a ser escuchado y tomado en serio.

04. El derecho a juzgar mis necesidades, establecer mis prioridades y tomar mis propias decisiones.

05. El derecho a decir “NO” sin sentir culpa.

06. El derecho a pedir lo que quiero, dándome cuenta de que también mi interlocutor tiene derecho a decir “NO”.

07. El derecho a cambiar.

08. El derecho a cometer errores.

09. El derecho a pedir información y ser informado.

10. El derecho a obtener aquello por lo que pagué.

11. El derecho a decidir no ser asertivo.

12. El derecho a ser independiente.

13. El derecho a decidir qué hacer con mis propiedades, cuerpo, tiempo, etc., mientras no se violen los derechos de otras personas.

14. El derecho a tener éxito.

15. El derecho a gozar y disfrutar.

16. El derecho a mi descanso, aislamiento, siendo asertivo.

17. El derecho a superarme, aún superando a los demás.

Ahora sí que ya conociste todos los derechos asertivos, ¿cuál  de todos es el que te cuesta más hacerlo válido?

 

Deja un comentario